Alarma climática para las aves marinas en el hemisferio norte

Redaccion
Comparte
[ad_1]

Muchas aves marinas del hemisferio norte tienen dificultades para reproducirse, y en el hemisferio sur puede que no estén muy lejos de esta situación, debido al calentamiento de los océanos.

Es lo que determinan las conclusiones de un estudio, publicado en la revista ‘Science’, que analiza más de 50 años de registros de reproducción de 67 especies de aves marinas de todo el mundo.

El equipo internacional de científicos del Instituto Farallon de California descubrió que el éxito reproductivo disminuyó en el último medio siglo para las aves marinas que se alimentan de peces al norte del ecuador. El hemisferio norte ha sufrido un mayor impacto del cambio climático terrestre y otras actividades humanas, como la sobrepesca.

Las aves marinas incluyen albatros, frailecillos, murres, pingüinos y otras aves. Tanto si vuelan como si nadan, todas las aves marinas están adaptadas a alimentarse y vivir cerca de las aguas oceánicas. Muchos científicos consideran que las aves marinas son centinelas de la salud del hábitat porque sus vidas y su bienestar dependen de las buenas condiciones tanto en tierra como en el mar, señala el coautor P. Dee Boersma, profesor de biología de la Universidad de Washington y director del Centro de Centinelas del Ecosistema.

«Las aves marinas recorren largas distancias, algunas yendo de un hemisferio a otro, persiguiendo su alimento en el océano –explica Boersma–. Esto las hace muy sensibles a los cambios en cosas como la productividad de los océanos, a menudo en una gran área».

Además, las aves marinas se congregan en lugares concretos de la costa para reproducirse y criar a sus polluelos, lo que las hace vulnerables a los cambios en las condiciones de la costa y la superficie y restringe la distancia que pueden recorrer en busca de alimento sin dejar de criar con éxito a sus polluelos, añade Boersma.

La dieta de las aves marinas influye mucho en su capacidad para criar a los polluelos. En el norte, las aves marinas que se alimentan de peces experimentaron un importante descenso del éxito reproductivo durante el periodo de estudio.

Además, las aves que se alimentan en la superficie en ambos hemisferios fueron más propensas al fracaso reproductivo, independientemente de si comían pescado o plancton más pequeño, como el krill. Las aves que se alimentan en las profundidades, como los frailecillos, fueron las que mejor se comportaron en términos de éxito reproductivo.

El equipo cree que la culpa la tienen las condiciones ambientales cambiantes. Las aves marinas deben viajar mucho para alimentarse y comer mucho: los murres, por ejemplo, deben consumir diariamente la mitad de su peso corporal en pescado. Casi un millón de murres murieron de hambre y las colonias de cría se estrellaron en 2015-2016 debido a una ola de calor marina de larga duración que perturbó las redes alimentarias en el noreste del Pacífico.

El cambio climático está causando eventos más frecuentes y más extremos como esas olas de calor, y las aves marinas en el océano también se enfrentan a otras amenazas.

«Tienen que competir con nosotros por la comida. Pueden quedar atrapadas en nuestras redes de pesca. Se comen nuestro plástico, que creen que es comida –señala Boersma–. Todos estos factores pueden acabar con un gran número de aves marinas longevas».

«Lo que también está en juego es la salud de las poblaciones de peces, como el salmón y el bacalao, así como de los mamíferos marinos y los grandes invertebrados, como el calamar, que se alimentan de los mismos peces pequeños de forraje y del plancton que comen las aves marinas –añade Sydeman–. Cuando a las aves marinas no les va bien, es una señal de alarma de que algo más grande está ocurriendo bajo la superficie del océano, lo cual es preocupante porque dependemos de la salud de los océanos para la calidad de vida».

El equipo descubrió una gran variabilidad en el éxito reproductivo entre las especies, lo que demuestra que es necesario seguir investigando para comprender todos los factores que determinan la alimentación y la cría de estas especies.

La investigación de Boersma sobre los pingüinos sudamericanos ilustra hasta qué punto las condiciones locales en el mar y en la tierra determinan el éxito reproductivo. Para el estudio, aportó más de 35 años de datos sobre el éxito reproductivo en Punta Tombo, un lugar con una de las mayores colonias de cría de pingüinos de Magallanes en el sur de Argentina. Durante casi cuatro décadas, Punta Tombo ha cambiado rápidamente.

«Hoy en día, la población reproductora de Punta Tombo es aproximadamente la mitad de lo que era a principios de la década de 1980», advierte Boersma.

Durante la temporada de cría de cada verano, los padres magallánicos deben volver con frecuencia al agua para pescar para sus polluelos. Las condiciones cambiantes del océano hacen que los adultos deban alejarse de Punta Tombo para encontrar comida, lo que aumenta el riesgo de que los polluelos mueran de hambre, dice Boersma. Las condiciones en tierra, como las frecuentes tormentas, también pueden destruir los nidos y matar a los polluelos, añade.

[ad_2]

CharlyNews no es el autor de esta noticia. Click aquí para ir a la fuente directa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

El Congreso afirma que la disciplina de votos se aplica en los partidos políticos

El Congreso de los Diputados afirmó hace unos días en su cuenta de Instagram «@congreso_diputados» que en España imperaba la disciplina de voto en los partidos, algo inconstitucional que, sin embargo, se practica en todos ellos, inclusive se impone en las actas de los mismos. ¿Qué es la disciplina de voto? […]