Día Internacional del Orgullo LGBTIQ+: historia y reflexión

Pub donde todo comenzó
Comparte

El 28 de junio se conmemora el Día del Orgullo o Pride Parade.  En 1969 en el pub neoyorquino Stonewall Inn, en Christopher Street de Greenwich Village, se desataron los disturbios más importantes y significativos de la época de Estados Unidos y del mundo occidental. Una típica redada policial en el bar terminó en una lucha incansable por los derechos de la comunidad LGBTIQ+. 

Era habitual que la policía de Nueva York realizara redadas en los bares y sitios de reuniones sociales alejados de la “norma moral impuesta”. En Stonewall Inn más de una vez habían recibido la presencia policial en búsqueda de identificar a cada sujeto y humillar a las personas transexuales que bajo la vestimenta femenina eran obligadas a identificarse bajo amenazas y abusos. Luego de ello venía la cárcel.

Esa madrugada del 28 de junio el refugio homosexual de la capital del mundo dijo basta. Así comenzó un enfrentamiento brutal entre la policía y la comunidad, donde todo se tornó al descontrol. Se estimó que 13 personas fueron encarceladas, pero a raíz de lo que sucedió, las manifestaciones continuaron a lo largo de tres días. El movimiento homosexual tomó fuerza y se enfrentó a la hegemonía social que acallaba, encarcelaba y mataba. 

A raíz de aquel encuentro, nació la “semana del orgullo” que se replicó también en Los Ángeles. Miles de personas marcharon por Christopher Street en Nueva York, pidiendo derechos para su gente, abrazando a todo aquel que amara por fuera de lo establecido y uniendo fuerzas para visibilizar algo que siempre estuvo oprimido socialmente. 

Con el paso de los años surgiría el “mes del orgullo” en conmemoración a ese día histórico. Millones de personas en el mundo replicaron las marchas y concientizaron a la sociedad acerca de la diversidad, el amor y la no discriminación. 

Movimiento LGBTIQ+ en América Latina

Argentina fue el primer país latino y del continente americano que tuvo la primera organización política y social representante del colectivo homosexual. En 1967 se conformó “Nuevo Mundo”, de bases obreras. En 1971 se creó Fuerza de Liberación Homosexual de corriente marxista, constituído por parte de la clase media y obrera argentina. En 1973 fundan la primera revista homosexual de América Latina, “SOMOS”, pero con la llegada de la dictadura cívico militar al páis en 1976, la comunidad se vió obligada a contraerse a la clandestinidad. Para el mundial de 1978 y entre 1982 y 1983 grupos paramilitares de orientación neonazi, junto al ejército, llevaron a cabo el programa de limpieza de homosexuales de las calles, con el objetivo de erradicarla del país. Es decir, asesinaron a cientos de personas que hasta la fecha no han sido reconocidas.  

En 1978 se formó en Río de Janeiro la primera organización que defendía los derechos LGBT llamada “SOMOS” en homenaje a la revista censurada en Argentina, y conformaron el primer jornal “Lampião da Esquina”. El mismo año en México apareció el “Frente de Liberación Homosexual de México” en busqueda de la reflexión y concientización. 

Hoy el continente ha avanzado en el reconocimiento de sus derechos en el ámbito legal y social. El matrimonio igualitario se extendió a varios países de la región, contando el último caso que fue el de Costa Rica, convirtiéndose en el primer país de Centroamérica en aprobarlo legalmente y también el caso de Bolivia.  

La semana pasada el Congreso Nacional argentino aprobó la ley de Cupo Laboral Trans, abriendo una puerta cargada de oportunidades para un colectivo que en ese país tiene una esperanza de vida de tan solo 40 años.  

Lucha por la igualdad

Al rededor del mundo encontramos países que prohíben la homosexualidad, los matrimonios entre personas del mismo sexo y cualquier otra diversidad sexo genérica. Actualemente en países como Emiratos Arabes Unidos la pena de muerte recae sobre personas de este colectivo. En otras naciones la cárcel. 

Otros países europeos o americanos funcionan como oasis para la comunidad, pero no quiere decir que siempre estén protegidas. Año tras año el aumento de mensajes de odio y de grupos reaccionarios basados en lemas religiosos y estilos de vida que consideran moralmente aceptables, atacan, golpean, amenazan y en muchas ocasiones matan. 

Los Estados que han acrecentado los derechos civiles en personas homosexuales y transexuales en muchos casos se han centrado en el marco legal y nada más. Normativizar de manera legal ciertos derechos debe garantizar que se cumplan y que principalmente se eduque. 

La concientización y la educación desde temprana edad transformaría nuestras sociedades en un lugar mejor. Porque sí, la educación es la clave para todo. Educar para no discriminar, educar para no rivalizar, educar para aceptar, educar para amar. 

Año tras año vemos que es más el reconocimiento de derechos igualitarios que convencen de un real cambio de paradigma, permitiendo la adopción, el matrimonio y la convivencia entre personas de una amplia diversidad sexogenérica, vamos por buen camino pero necesitamos más. Se necesita pensar con un razonamiento político comunitario, permitiendo que la sociedad invisibilizada sea reconocida y aceptada, se necesita gobernar por fuera de una ideología religiosa y ejecutar políticas públicas que sean transversales a cualquier distinción partidaria. Porque así no solo habrá ganado la democracia, sino el amor. 

(*El subtítulo acerca de Latinoamérica fue escrito utilizando información del texto: El movimiento LGBT en América Latina: institucionalizaciones oblicuas de Carlos Figari) 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Teatro Real de Madrid cierra Temporada con la Ópera Tosca

Desde el 4 y hasta el 24 de julio, el Teatro Real de Madrid ofrecerá 16 funciones de la Ópera Tosca, de Giacomo Puccini, cerrando de esta manera, con total éxito, la temporada 2020-2021. Una temporada intensa y esperanzadora Tosca cerrará con broche de oro, la programación operística, considerada una […]
TOSCA