España se salvará porque tiene que salvarse

Comparte

En estos tiempos tan convulsos en los que el nacionalismo regional y el nacionalismo español está tan al alza en España, sólo cabe preguntarse: ¿Qué es realmente el nacionalismo? Según la RAE tiene varias acepciones: es aquel sentimiento fervoroso de pertenencia e identificación con la nación de uno, y, por otro lado, la ideología de un pueblo que afirma la naturaleza de su nación y que aspira a constituirse como Estado. En España, teniendo en cuenta
los anteriores preceptos, está bastante claro que existen tanto nacionalismo regional, véase catalán, vasco o gallego, como nacionalismo español.

La definición que ofrece la Real Academia está incompleta, totalmente vacía en cuanto a contenido. Pues el nacionalismo no es más que una ideología, perniciosa por su propia naturaleza, que hace una valoración subjetiva de lo que es la nación y exalta el sentimiento de pertenencia a una comunidad. Dicha valoración tiene como resultado que la sociedad civil olvide de dónde viene, sus raíces, y hasta olviden quiénes son.

Durante los regímenes totalitarios de Hitler, Mussolini o Franco, que estaban basados en el nacionalismo, se le daba un carácter político a los aspectos sociales o civiles, lo que llevaba a la gente a pensar que su nación estaba por encima del resto, que era mejor que ninguna. Todo esto siempre acabó desembocando en violencia o terrorismo.

El nacionalismo encomienda siempre un sentimiento de superioridad; el nacionalismo coge una idea nacional, una idea de nación, la lleva dentro del Estado y le dice a la sociedad civil cuáles son sus problemas, cuáles son sus intereses, cuál es su realidad y hasta quiénes son, es decir, se lleva a cabo una política de arriba hacia abajo.

El nacionalismo regional independentista en España nace en reacción al nacionalismo español promulgado durante la dictadura de Franco, de hecho, antes de ésta, existía el nacionalismo regional en Cataluña, por ejemplo, pero no existía ese afán de independencia de España que sí que existe ahora.

Esto se debe a que se ha ido deteriorando la idea de la nación española con los años y ha provocado que parte de la sociedad piense que en España existen varias naciones o nacionalidades, cuando es bien sabido que existe una sola. Pues a lo largo de la historia, España, que se constituyó como nación mucho antes de ser lo que es hoy en día, el sujeto político nunca estuvo separado, sino unido y, por tanto, si ha existido un único sujeto político, sólo ha existido una nación.

En conclusión, hablar de múltiples nacionalidades en España es un error, es imposible. Históricamente, España se ha constituido como una sola nación y ni siquiera el pueblo, mediante un referéndum con mayoría de síes, tiene la potestad de decidir la forma de su nación. Si hay algo que sacar en claro, es que el nacionalismo es el enemigo directo de la libertad y de las propias naciones que lo sufren.

Y ante todo lo anterior expuesto y en contraposición al auge del nacionalismo no cabe preguntarnos la definición de nacionalismo sino, cuándo, cómo y porqué, el pueblo español olvidó quién es, quiénes somos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Irene Montero denunciada por el 'YoSiTeCreo' a Rocio Carrasco

Más de 20 asociaciones lideradas por la Asociación de Custodia Compartida de Alicante (ACCA) y de la Asociación de Víctimas de la Ley de Violencia de Género-Madrid (Genmad) interpusieron una denuncia contra la ministra de Igualdad ante la Comisión Europea. Todo tiene origen cuando Irene Montero, quien también fue pareja de Pablo […]