¿Estudiar en España es rentable?

Comparte

Cuantas veces hemos oído lo de: Si quieres ser algo en la vida fórmate, lábrate un futuro y sé el mejor.
Todos crecemos con el impulso o seguridad de que llegaremos a ser algo en la vida.

Desde muy pequeños empezamos a sentir interés por disciplinas o profesiones. Hay niños que anhelan ser el nuevo Einstein o que su nombre esté indexado al buscarse en Google por ser «alguien que hizo algo».
Luego creces y entre idas y venidas de una adolescencia en la que las hormonas son las que toman las riendas de tú yo profundo, llegas a vislumbrar «tu camino».


Inicias unos estudios superiores, de aquello que te apasiona o que te hace soñar con un futuro utópico. «Voy a ser escritora» te repites en tu fuero interno.
Llegas a la universidad y pasas los cursos con esfuerzo y dedicación. Tienes que trabajar en algo que no es vocacional, pero te mantiene mientras luchas por un objetivo mayor.


Un día te propones buscar unas prácticas, encontrar el trampolín para poner en marcha tu carrera profesional y entonces despiertas. Es en ese momento, en el que envías 100 currículums y encuentras 100: «No encajas en el perfil, gracias por participar en este proceso».
No entiendes que requisito tienes que cumplir, no tienes experiencia, eres estudiante, tienes actitud, sin embargo nadie la ve.
Te desmotivas, te engañan, te ofrecen realizar pruebas gratuitas, pierdes tu tiempo.
Empiezas a creer que nadie nunca te dará una oportunidad, que quizás no es lo tuyo.


Entonces llegas a una reflexión: «¿Es rentable estudiar en España?». La respuesta rápida es no. El mercado laboral está masificado. Hay más demanda que oferta, se exigen muchas más aptitudes.
Por puestos que antes desarrollaban tres personas se contrata a un perfil multidisciplinar que ejerza todas las funciones.
Los salarios se ajustan y los profesionales cualificados tienen mayores responsabilidades.
Si entramos en tema prácticas, la mayor parte no son remuneradas por lo que compaginar tu vida laboral con la formativa se convierte en una odisea. Eso si alguien se interesa por tu perfil.


No obstante, siempre he confiado en las oportunidades y que no hay mayor éxito que ser tenaz y sacrificado.
Quizás este relato suena desmotivador, pero no hay mayor esfuerzo que luchar contra las adversidades. Cuanto más difícil es el camino, más grata es la recompensa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Ser más feliz simplificando tu vida

Si consideras que vives en un torbellino, que te lleva de un lado a otro sin control, dificultando alcanzar lo que te propones, déjame decirte algo: Puedes ser más feliz simplificando tu vida. Tú eres quien la complica sin darte cuenta de que la vida es para disfrutarla. No podemos […]
Feliz Simplificando tu vida