Idle y Tycoon, el engaño normalizado de las apps

Pedro Guzmán
Comparte

De un tiempo para acá, una mentira piadosa se ha ido adueñando de la Play Store. Me refiero a las denominadas apps Idle o Tycoon, que engañan a los que realmente añoramos tiempos mejores.

Hasta hace unos años, jugar a un juego de simulación económica o empresarial era la delicatessen de algunos cuantos personajes que poblaban este planeta. Estos jugadores experimentaban en sus mentes las virtuales preocupaciones de quien dirige un aeropuerto o simplemente un puesto de limonada.

Pero todo ha cambiado porque a algunos desarrolladores se les ocurrió migrar esta idea a la pantalla del móvil. La verdad es que cuando estos juegos se llevan a dispositivos menos potentes se pierden ciertas características, el cambio es tan radical que no debería de compartir ni siquiera la denominación. Me explico.

Cuando hace ya un tiempo jugabas a juegos como Open Transport Tycoon o Airport Tycoon o alguno más antiguo como Locomotion de Chris Sawyer’s, la posibilidad de acabar arruinado por una mala gestión contable era real. Lo que nos daba lugar a que, partida tras partida, nuestro ingenio empresarial se agudizase para lograr nuestros objetivos de altos ejecutivos. Ahora no.

Apps bajo el nombre de Airport Tycoon Manager o Idle Airport Tycoon (no tengo nada en contra), rezan en sus descripciones el siguiente texto: “Construya su propio aeropuerto, configure la puerta del aeropuerto y administre al personal del aeropuerto”. Cabe decir que esto es falso. Sobre todo, en el caso de los denominados Idle (o «clickers» que suena más feo). ¿Por qué? Muy sencillo. En este tipo de juegos se reproduce un sistema matemático de carácter incremental. Por lo que es muy difícil que el jugador cometa fallos de gestión o acabe en bancarrota.

La app funciona mediante el sistema de conseguir monedas para mejorar cosas ya predefinidas y que cada vez son tan caras como el dinero que se consigue con ellas. Por lo que, el sistema es siempre el mismo, pero en diferentes escalas matemáticas. Por no mencionar los conocidos boost, que son como aceleradores del juego mediante la visualización de publicidad. Aunque esto es muy común en otras aplicaciones de carácter gratuito.

Esto no solía, y suele, pasar en los títulos de juegos denominados Tycoon para ordenadores o dispositivos más avanzados que un simple smartphone. El peligro de acabar arruinado por una mala decisión cometida en el desarrollo de la partida era más que posible. Por lo que se debía de organizar de antemano todos los proyectos que se iban a realizar. Consiguiendo así el verdadero objetivo del programa: ser analista.

No digo que estas aplicaciones no deban de estar en la Play Store si no que deberían de denominarse mediante un nuevo nicho de juegos bien definido y detallando una información al respecto más veraz o concisa de la que disponen ahora.

Si queréis sentir el verdadero ambiente de estrés económico que supone alguno de estos juegos no dudéis de haceros con títulos como: Roller Coster Tycoon, Open TTD, Locomotion, Sid Meier’s Railroad, Farming Simulator, y cualquier título similar a estos para PC. Excepto que seas alguien que viaja en el metro y quiere ver como su granja florece de la noche a la mañana mediante el uso de billetes dorados, gemas o similares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

FAKE NEWS, CÓMO DESMENTIRLAS.

Vivimos en una sociedad tecnológica en la que la multiplicidad de canales y acceso inmediato a la información nos ha conectado al mundo de forma colosal. Las nuevas generaciones nacen, viven y crecen como nativos digitales sin necesidad de cuestionarse ningún otro modelo que pudiera existir con anterioridad. ¿Pero en […]