Lo que no debemos olvidar de nuestra niñez

LO QUE NO DEBEMOS OLVIDAR DE LA NIÑEZ
Comparte

Cuando somos niños, nuestra forma de pensar es completamente distinta a la etapa adulta. Con el paso del tiempo nuestra manera de ver la vida va cambiando, archivando todo lo que fuimos y haciendo más difícil el camino al éxito; por eso en esta entrega te indicamos lo que no debemos olvidar de nuestra niñez.

No dejemos de ser niños

Cuando éramos niños todo era un juego, ganas de aprender, curiosidad y la seguridad de poder lograr cualquier reto. Nos sentíamos capaces de hacer cualquier cosa, con tanto ánimo que no había cabida para el miedo.

Nos relacionábamos con facilidad, el trabajo en equipo era algo común, los enojos se superaban pronto y compartir un dulce o un juguete era lo verdaderamente importante.

Si llegados a la edad adulta, fuésemos capaces de no olvidar los rasgos que caracterizan a la niñez, podríamos lograr todo lo que nos proponemos, sin el temor al fracaso para asegurarnos el éxito en todas las facetas, tanto personales como profesionales.

Rasgos que no debemos olvidar de la niñez

Con el paso del tiempo, las experiencias vividas van cambiando nuestro pensamiento, actitudes y comportamiento, incidiendo de igual forma en la manera de conseguir el éxito. A continuación, algunas características que no debemos olvidar de nuestra niñez y sacarle el mayor provecho.

En la niñez solo queremos competir y ganar

Para los niños competir forma parte del juego y ganar es la parte divertida y de reconocimiento y aceptación de su grupo de amigos. Si desde pequeños nos acostumbran a saber que ganar es importante, nos motivan a esforzarnos más en cualquier actividad que realicemos cuando llegamos a etapas de estudiantes o profesionales.

Aceptar el fracaso

Los niños cometen errores, pero no piensan tanto en ellos como hacemos los adultos. Esto definitivamente influye en la autoconfianza y a estar dispuestos a tomar más riesgos.

Niñez y Perseverancia

La mayoría de las veces, los niños no aceptan un “No” por respuesta; exigen saber el por qué de la negativa y persisten hasta conseguir su objetivo.

No tienen miedo a la crítica

Los niños no prestan ningún interés a las críticas. A los adultos no nos gusta ser criticados y muchas veces, la censura nos frena a la hora de trabajar para alcanzar nuestros objetivos.

Solo el presente importa

Los niños nunca piensan en el pasado y no se preocupan del futuro, solo viven el momento.

No tienen actitud de autocompasión

Un niño nunca pensará en “pobre de mí”, actitud de autocompasión que afecta a los adultos y que se convierte en dificultad para conseguir cualquier objetivo.

Adaptabilidad

Los niños tienen la capacidad de adaptarse rápidamente a los cambios y aunque al principio no deja de ser algo que puede sacarnos de nuestro centro, en ocasiones son inevitables y a la vez convenientes si lo vemos desde el punto de vista de la niñez: Nuevas oportunidades para emprender aventuras y conocimientos.

Entusiasmo ante la novedad

La facilidad de los niños para sentirse atraídos ante lo desconocido, las nuevas experiencias y retos que estimulan su creatividad, es una característica de la niñez que no deberíamos olvidar.

Las características antes mencionadas son solo unas pocas de las que no debemos olvidar de nuestra niñez. Ese torbellino de juegos, gritos, caras sucias y rodillas raspadas, son los líderes del mañana.

One thought on “Lo que no debemos olvidar de nuestra niñez

  1. Excelente artículo. El aprendizaje obtenido en la niñez debe perdurar en la adolescencia y sobre todo en la edad adulta. No olvidemos todas las satisfacciones que en su momento tuvimos, no nos empeñemos en dejarlas atrás.
    Nuestro niño de antes, alegre, arriesgado, entusiasta, optimista no debe desaparecer con la edad, con el tiempo, todo lo contrario, debe seguir acompañando nuestro día a día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

La medalla olímpica

Son muchos los países que no han conseguido nunca el mayor galardón en el mundo del deporte, la medalla olímpica. Tras un año de espera, los Juegos Olímpicos de Tokio arrancarán el 23 de julio marcados por los efectos del coronavirus ya que las gradas no contarán con público. Muchos […]