LOS HELADOS NO SON SOLO PARA EL VERANO

Comparte

UNA PEQUEÑA HISTORIA:

El origen de los helados es incierto, pero parece que todo empezó hace mucho cuando los chinos mezclaban la nieve de las montañas con miel y frutas. Los Califas de Bagdad (Alí Babá)  mezclaban la nieve con zumos de frutas en lo que ellos llamaban «Sharbets». Fue Marco Polo el que los introdujo en Europa en el siglo XIII a raíz de uno de sus viajes (de hecho, un popular helado, los polos, reciben su nombre en homenaje a este personaje).

En aquel entonces su preparación era muy complicada ya que se derretían con facilidad y no disponían de refrigeradores, por lo que sólo la nobleza podía disfrutar de los helados. Pagaban a portadores para subir a las montañas a coger nieve y las almacenaban en casa en pozos profundos que tapaban con paja.

Pero los helados con leche, similares a los que conocemos ahora, llegaron bastante más tarde cuando un cocinero francés que servía en la corte inglesa, mezcló zumos con leche en el siglo XVI. Gustó este «invento» al Rey Carlos I que dio una recompensa al cocinero para que este producto sólo se pudiera degustar en la mesa real.

En 1686, el italiano Francesco Procopio dei Coltelli abrió en París el Café Procope, que se hizo famoso por su café y sus helados. Es considerada la primera heladería de la historia, en la que empezaron a prepararse los helados de vainilla y chocolate y más tarde los de crema de lecha hasta llegar al helado actual.

El descubrimiento del descenso crioscópico (descenso de la temperatura de solidificación) de las soluciones con sal supuso un gran avance en esta industria. Con balde rodeado con una mezcla con hielo, sal y agua a bajas temperaturas para congelar una mezcla de leche, azúcar y crema de leche. Pero no fue hasta 1913 cuando se inventó la primera máquina continua para elaborar helados, donde un gran cilindro congelado por un potente equipo de frío equipado con unas aspas era capaz de crear la crema helada.

LAS GRANDES HELADERIAS DEL MUNDO:

Si tiene la suerte y es amante de los helados, no deje de visitar estas heladerías consideradas las mejores del mundo.

Capogiro Gelato, Philadelphia, Pennsylvania

Hecho con los ingredientes más frescos (como la leche de vacas alimentadas con pasto Amish), los helados y sorbetes artesanales hechos  en Capogiro Gelato incluyen sabores que no se encuentran en otros lugares como el vainilla bourbon, melograno (granada), nocciola Piemonte (avellana), canela de Saigón, leche de coco tailandesa (con una pizca de ron), y zucca (calabaza).

Ted Drewes Frozen Custard, en St. Louis, Missouri

Hecha de nata fresca, huevos y azúcar, su crema helada es un postre del medio oeste que aparentemente tiene la apariencia y del helado. Su puesto sirviendo las natillas congeladas en conos, tales como el Hawaiian Delight y el cráter Copérnico.

Bombay Ice Creamery, San Francisco, California

Algunos de los mejores helados indios del se pueden probar aquí, en el Distrito de la Misión Hispana. Sabores como el Chiku (zapote), cardamomo, té chai, azafrán, rosa y jengibre… el kulfi tradicional (un postre de leche congelada) y lassi (bebida de yogur).

Devon House, Kingston, Jamaica

Dede finales del siglo XIX, Devon House es una obra maestra del Caribe y el hogar del puesto de helados más famoso de la isla. Los 27 sabores que va desde la cereza tradicional y el pistacho a frutas exóticas como el mango, el coco y la guanábana. También ofrecen helados a base de cerveza llamados Devon Stout. Compra un cono y disfruta en sus jardines.

Heladería Cadore, Buenos Aires, Argentina

La capital de Argentina no se queda corta en lo referente a heladerías. La heladería Cadore, en el ajetreado distrito de los teatros, es una de las favoritas. Su receta, desde el pueblo de Cadore, en Italia, hasta Buenos Aires en 1957 y desde entonces regentan el mismo local. Prueba el chocolate con Cointreau, el dulce de leche granizado, o la mousse de limón. ¿La mejor parte? La heladería Cadore reparte a domicilio.

Ice Cream City, Tokio, Japón

Con más de 300 sabores, la Ice Cream City ofrece algunos de los helados más inusuales del planeta, el de pollo a la soja hasta el de raíz de orquídea con sal marina, pasando por el de Unagi (anguila). Si tienes gustos más convencionales, los helados italianos y estadounidenses también están disponibles.

Glacé, Sydney, Australia

Glacé es célebre por su tecnología punta, Postres a base de helado, como el bombe Alaska, tarrinas de tablero de ajedrez, y pastelitos con chocolate. Pétalos de rosa, vainilla, pistacho y fresa, y el chocolate belga son las marcas de la casa. Planifica tu visita: Glacé tiene un punto de venta en el número 27 de Marion Street, en el distrito de Sydney Leichhardt.

A’jia Hotel, Estambul, Turquía

Una noche de verano junto al Bósforo, especialmente cuando estás tomándote un helado en la terraza exterior del hotel A’jia. La carta de postres, helado frito de vainilla, sorbete de fruta de la pasión, y dondurma turca, helado tradicional a base de leche de cabra.

Vaffelbageriet, Copenhague, Dinamarca

El parque de atracciones Tivoli Gardens es la sede de este lugar perfecto para tomar helados desde hace un siglo. La especialidad, helado servido en cono de galleta, el Amerikaner, lleva hasta cuatro cucharadas de sirope como topping, nata batida, y merengue cubierto de chocolate.

Perchè No!, Florencia, Italia

Abierto desde 1939, el Perche No! (¡Por qué no!) ofrece helados de sabor intenso hechos de forma artesanal cada día. La selección varía, pero los favoritos incluyen miel y semillas de sésamo, té verde, y una rica mezcla de café con trozos de chocolate. También venden una gran variedad de sorbetes de frutas y granizados.

Y LA MEJOR DE LA MEJOR ES…

Los fabricados en Il Gelato Di San Crispino, donde los elaboran con ingredientes de altísima calidad y siguiendo la reglas del arte.

¿CUÁL ES EL HELADO MÁS CARO DEL MUNDO?

El Frrozen Haute Chocolate ocupa un lugar en el libro de Récord Guinness por ser el helado más caro del mundo. Cuesta 25 mil dólares, se sirve en el restaurante Serendipity 3 de Nueva York.

Este postre está preparado con 28 clases de cacao, provenientes de distintos países, y lo bañan con cinco gramos de oro comestible de 23 quilates. Además, lleva crema batida recubierta de oro y chocolate de Knipschildt Chocolatier, una de las chocolaterías más costosas del mundo.

CURIOSIDADES DE LOS HELADOS

  1. La mayor parte de la vainilla usada para hacer helado procede de Madagascar, Indonesia.
  2. La temperatura perfecta para conservar el helado oscila entre los -10º C y los -12º C.
  3. Una de cada diez personas admite que lamen el cuenco donde se han tomado el helado una vez lo han terminado.
  4. Antes de que se introdujeran los helados a base de leche en el siglo X, se elaboraban a base de hielo picado.
  5. La introducción del helado en Europa se fecha en el siglo XIII, por Marco Polo cuando regresó a Italia de su largo viaje en China.
  6. El sabor más popular de helado es la vainilla, seguido por el chocolate.
  7. Algunos de los sabores más extraños de helados son: aguacate, ajo, chili, bacon o hot dog…
  8. El helado es más dulce cuando está caliente que cuando está frío.
  9. Comer helado nos pone de buen humor porque contiene triptófano, aumentando la producción de serotonina (la hormona de la felicidad).
  10. Los chinos tuvieron la idea de mezclar nieve con un preparado a base de frutas y miel y los romanos perfeccionaron la técnica.
  11. Según la NASA es una de las cosas que más extrañan, junto con la pizza y las bebidas gaseosas.
  12. Los dentistas pueden recomendar tomar helado debido a las propiedades antinflamatorias y vasoconstrictoras del frío, reduciendo la inflamación y sangrado en nuestra boca.

Y cómo no todo puede ser bonito, los helados tienen su parte negativa. Según la OCU estos son los peores helados.

Ningún helado industrial se salva»

Es un clásico: con la llegada del verano y las altas temperaturas, el consumo de helados se dispara en medio mundo. Tienen enorme popularidad, pero es un alimento que deberíamos consumir muy poco por su elevada cantidad de azúcar y grasas malas usadas en fabricarlo. Así lo advertía la dietista-nutricionista Blanca García-Orea «Ningún [helado] se salva. Ni los sin gluten ni los sin nada»,

Sin embargo, es cierto que, dentro de la amplia variedad que podemos encontrar, hay algunos que son menos malos que otros.

Pulgar (Auchan). Miniconos con chocolate con leche.

Para los especialistas de la OCU, estos minihelados son, desde el punto de vista nutricional, los peores de los 104 analizados. Contiene la cantidad de grasas saturadas (16 gramos), azúcares (31 gramos); ingredientes, grasas vegetales de palma, almidón de trigo, mateca de cacao o grasas vegetales de coco y palma.  «Un auténtico helado debería llevar grasa láctea (entre el 30% y el 40% de grasa saturada). Si no es de origen lácteo, deberían usarse grasas sustitutivas que tuvieran, como mucho, el mismo porcentaje de saturación».

Kalise Soul.

El segundo peor helado es el Kalise Soul, un cono de chocolate almendrado cuya valoración nutricional se queda en un uno sobre cinco. El contenido calórico de 100 gramos de este producto en nuestra dieta se eleva hasta las 331 kilocalorías. Así, también posee una gran cantidad de grasas (19 gramos/100 gramos) y azúcares (25 gramos/100 gramos).  “Para fabricar helados de grasa no láctea se utilizan grasas vegetales, procedentes del coco, de la palma… son más baratas, mucho más saturadas y poco aconsejables para nuestra salud”.

Frigo-Magnum Mini Double Chocolate.

El tercer peor helado de los evaluados por la OCU es un gran conocido entre los más heladeros, el Magnum Mini Double Chocolate. Un helado de chocolate recubierto de chocolate (13%) chocolate con leche (20%), un elevado contenido en grasas (22 gramos/100 gramos) y 30 gramos de azúcares. El contenido de grasas saturadas también es excesivo (16 gramos/100 gramos). 

Los helados de crema como estos son, junto con los helados tipo Ben & Jerry’s, los que aportan una mayor cantidad de calorías. Un helado de crema aporta de media unos 230 kilocalorías por cada 100 gramos. Así, los tipo americano se elevan hasta las 270 kilocalorías.

Frigo-Magnum After Dinner Frac.

Este helado de nata y chocolate también ha obtenido una mala valoración. Se trata de un producto cuya cantidad de grasas (23 gramos/100 gramos) y azúcares (29 gramos/100 gramos) es a todas luces excesiva. De igual forma, su aporte energético se eleva hasta las 339 kilocalorías por cada 100 gramos. 

Un sorbete de limón sería la variedad de helado que aportaría menos calorías a la dieta. «Eso sí, no aportaría nada más que eso, calorías procedentes de su alto contenido en azúcar, calorías vacías y ningún valor nutricional».

Carrefour Mini White

El quinto peor helado de los analizados es una variedad de Carrefour. En concreto, se trata de unos minibombones tipo Magnum pero de la marca blanca del supermercado. Este producto también tiene una elevada cantidad de grasas (22 gramos/100 gramos de producto), de grasas saturadas (15 gramos/100 de producto) y azúcares (29 gramos). Así, el contenido calórico alcanza las 334 kilocalorías.

One thought on “LOS HELADOS NO SON SOLO PARA EL VERANO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Vuelve el toque de queda

Los contagios han vuelto a subir y el toque de queda vuelve a resurgir. Catalunya, Cantabria, Navarra o la Comunitat Valenciana son las comunidades que han restaurado el límite horario. Cabe recordar que ya vivimos una situación parecida el pasado 25 de octubre de 2020, que duró hasta al 9 […]
La policía desaloja a jóvenes de la playa de la Barceloneta.