Maltrato psicológico y físico de una mujer maltratada

Juanfran Ponce
Maltrato en pareja
Comparte

El maltrato psicológico y físico en la pareja es una de las vivencias más arduas de sobrellevar y más incluso cuando estas comienzan en la adolescencia, pues la complejidad de los cambios hormonales, sumado a las primeras experiencias amorosas, nos hacen caer en un abismo de ilusiones e ingenuidad que muchas veces se nos complica salir.

En esta ocasión, María, una chica que sufrió maltrato desde los 13 años por parte de su entonces pareja, nos contará todo lo que pasó en aquella relación, en donde los celos y la violencia reinaba.

¿Cómo empieza el maltrato psicológico?

R: Esta relación que tuve la empecé con 12 años. Al principio todo era muy bonito, éramos una pareja que tú nos veías y decías: «tan jóvenes y tan enamorados»… pero esto se empezó a fastidiar cuando pasó un año. Por aquel momento yo tenía amistades, amigas chicas, y esta persona hizo todo lo posible para que me separara de ellas ya que él tenía celos de que me juntase con ellas. «Tú eres mía», «tú vas a estar conmigo» me decía; alejarme totalmente de ellas.

Yo dejé de quedar con ellas porque él me decía que como quedase la iba a liar, con amenazas. Como eran amigas de hace mucho tiempo yo empecé a autolesionarme, a caer en una depresión muy gorda. Todo esto sumado a las críticas que recibía en mi pueblo, ya que él tenía mala fama y la gente empezó a discriminarme y a hacerme bullying, lo que se me hizo un cúmulo todo. Él, en lugar de apoyarme, me llamaba loca o me decía que me lo merecía.

A los meses, y como no me dejaba hablar con nadie, yo empecé a hablar con gente de redes sociales. Al enterarse, me empezó a pedir las contraseñas de todas las redes sociales, haciéndome maltrato psicológico. Él me pedía cosas y si no se las daba se ponía muy agresivo, al final yo accedía a lo que me pedía.

¿Cuándo comienza el maltrato físico?

R: Él era una persona que tenía muchos problemas, siempre se quería escapar de casa y en una de ellas me dijo que me fuera con él, sin yo saber a dónde íbamos, ya que me mintió diciéndome que íbamos a ir a un sitio chulo en mi pueblo. Me acabó llevando a un sitio de campo en pleno verano, sin agua ni comida, y como yo quería irme a mi casa él me ató una pita negra (cuerda) a los pies, es una cuerda que quema si te la pones muy fuerte, y me la ató para que no me fuera. Menos mal que por ese instante pasó la Guardia Civil y me pudo ayudar. La Guardia Civil me llevó a urgencias y me estuvieron tratando y después de eso se denunció pero no llegó a nada, ya que yo tampoco dije mucho, siempre estuve callada ya que él me tenía amenazada, es como si yo tuviese su mano en mi boca siempre.

Después de eso quedamos en la puerta de mi calle y le dije que le quería dejar, que estaba sufriendo mucho y no podía más. Acto seguido me pegó una hostia en la cara. En ese momento yo tenía casi 14 años. Mis padres lo escucharon y le dijeron el porqué había hecho eso, a lo que él respondió que lo sentía y que no se había controlado. Esta vez no se denunció, ya que yo en ese momento le quería mucho. Tengo que añadir que por aquel entonces estaba muy obsesionada con él. Siempre quise darle muchas oportunidades porque yo pensaba que era una persona normal cuando no le daban estos brotes, y yo tenía esa esperanza.

¿Recuerdas algún ataque de celos grandes por aquel entonces?

R: Después de todo eso no me dejaron verlo más y siempre lo hacíamos a escondidas. A parte de eso, yo empecé a hablar de nuevo con un amigo de Tuenti que tuve, al cual bloquee porque él me obligó. Era un amigo al que le contaba todo lo que me sucedía con mi expareja y sabía muchas cosas.

En mayo de 2014, esta persona, me volvió a engatusar para irme con él, pero esta vez le dije que dónde íbamos, que me dijese sitio exacto. Me llevó a una casa abandonada en la montaña porque quería hablar conmigo. En ese momento mi amigo me envió un mensaje con un corazoncito y él lo vio. Me empezó a decir que por favor le diese el móvil, que necesitaba ver quién me había hablado. Empezamos un forcejeo y al final me cogió el móvil y estuvo mirando toda la conversación. Yo le dije que sólo era un amigo, que no teníamos nada y él se puso muy agresivo.

Tengo que decir que tiene varios trastornos mentales y en ese momento le dio un brote psicótico. Me tiró al suelo, me quitó la ropa para amordazarme y dejarme completamente desnuda. Yo estaba tumbada y al ser un suelo rocoso me cogió la cabeza y me la lanzó contra el suelo, y además me dio con una piedra en la cabeza. Me provocó una herida de 7 centímetros en la cabeza. Yo, obviamente, luché por mi vida y también le di a él con otra piedra en defensa propia.

Estaba aturdida y sangrando pero conseguí escapar y crucé la carretera. Al final de la carretera hay una especie de bajada y me caí. A parte, me dio con un palo en las costillas, me provocó muchos moratones, me hizo un derrame en el ojo, me arrastró y me pisó el cuello. Todo esto tengo fotos y al ir a urgencias puse la denuncia. A él le condenaron a 9 meses en un centro de menores. Después de todo esto yo le echaba de menos.

¿En 2016 fue el suceso donde casi acaba con tu vida?

R: Después de muchas cosas, quedamos en su casa y subimos a su habitación. Él me empezó a hacer una serie de preguntas que me causó ansiedad. Que si yo me había acostados con chicos, que él lo había pasado muy mal… yo le dije que parase, que me estaba poniendo mal, que yo no le había sido infiel ni le había puesto los cuernos.

Yo estaba muy nerviosa y le pedí un vaso de agua. Volvió a su habitación con unas tijeras, me tiró contra la cama y me violó. Después de eso me levantó de la cama y me tiró contra el suelo. Se puso encima de mí y no podía moverme. Lo que hizo fue cortarme el pelo, ya que él sabía que mi pelo era lo más sagrado para mi, él tenía envidia y le daba celos que la gente me dijese «qué pelazo tienes».

Después, me obligó a irme con él y me dijo que como se me ocurriese moverme me iba a clavar las tijeras en la espalda. Me llevó a su patio y me ató dentro de una habitación de calderas que él tenía, además de amordazarme la boca. Yo iba desnuda completamente y me empezó a golpear, con un palo, por todas las partes del cuerpo. Yo del dolor no podía ni chillar. Mientras me pegaba me decía que era una zorra, una puta, que me merecía esto y cosas peores.

[…] Por suerte se tranquilizó, me trajo la ropa y me vestí. Yo creía que ya me dejaría irme, pero no. Me cogió y me puso al lado de un pozo, me empezó a decir que tenía problemas, que lo sentía, que no sabía qué hacía… y acto seguido me tiró al pozo. Era un pozo de 8 metros con agua y cuando estaba abajo me empezó a tirar piedras, ladrillos, y me decía que me iba a dejar morir.

Gracias a Dios vino su hermana y le dijo que si no me sacaba de allí iba a llamar a la policía, por lo que me sacaron con una cuerda atada a una alambrada. Yo quedé en shock, pensaba que era mi fin, que iba a morir. […] Después fuimos a la habitación de él, porque le pedí que me diera el móvil, y pude echarme una foto con la cara totalmente en shock para mandársela a mi mejor amigo, además de llamarle y contarle todo lo que había pasado.

En este momento, mi expareja me cogió como a una bebé, sin yo esperármelo, y me tiró desde 5 metros al vacío por su ventana. En la caída fui inteligente y me tapé la cabeza cayendo de espaldas. A mí me dolía muchísimo, no podía moverme, no podía hacer nada. Su madre pasó en ese instante y me vieron, y me metieron en el coche y les pedí que por favor me llevasen a urgencias, que me dolía muchísimo. Ella lo que hizo fue dejarme tirada en un parque, mientras yo me retorcía de dolor.

¿Qué ha pasado después de eso?

R: A él le internaron en zona 0 al día siguiente. A parte, fuimos a juicio y le sentenciaron en un centro de menores por violación e intento de homicidio. Aun así, él me ha seguido mandando cartas y se ha intentado ponerse en contacto conmigo por terceras personas. Hemos puesto más denuncias por eso mismo, y parece que la jueza se lo toma a guasa. En dos años hemos puesto cuatro denuncias, de las cuales 3 han archivado y la última creo que también van a archivar. En una semana sale de permiso después de todo y yo ahora tendré que ir con miedo por la calle porque esa persona todavía sigue obsesionada conmigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

En septiembre se espera nuevo iPhone

Es algo habitual que al poco tiempo de salir el nuevo buque insignia de Apple, ya se esté hablando del próximo modelo. Es por eso que a los pocos meses del lanzamiento del iPhone 12, ya habían páginas mencionando un supuesto iPhone 13. Todavía no es cien por cien seguro, […]
Las características del nuevo iPhone