Pena de muerte: ¿A favor o en contra?

Comparte

El 2020 nos dejó un 26% menos de ejecuciones en todo el mundo que en 2019, y sigue bajando desde 2015. Se trata de la cifra más baja en más de 10 años.

Este considerable descenso está vinculado a la reducción del número de ejecuciones en dos países, Arabia Saudí e Irak, y, en menor medida, a algunas interrupciones declaradas en respuesta a la pandemia de COVID-19.

El número de países en los que se tiene constancia de que se llevaron a cabo ejecuciones también disminuyó respecto a 2019 y ya solo queda una minoría de ellos.

Cada vez menos países

La evolución mundial de la pena de muerte en los últimos años confirma que el mundo avanza hacia su abolición. El año 2020: en mayo, Chad abolió totalmente la pena de muerte y se convirtió en el quinto país africano en dar este paso. Además, países como Bahréin, Bielorrusia, Japón, Pakistán o Sudán, donde en los últimos años se habían llevado a cabo ejecuciones, en 2020 no se registró ninguna. La Federación Rusa, Gambia, Kazajistán, Malasia y Tayikistán siguieron aplicando moratorias oficiales de las ejecuciones. En Estados Unidos, Colorado se convirtió en el estado abolicionista número 22, y las suspensiones de las ejecuciones ordenadas por los gobernadores continuaron durante el año en California, Oregón y Pensilvania; Ohio reprogramó todas las ejecuciones previstas.

Argumentos contra la pena de muerte

Niega derechos humanos. Según la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el derecho de toda persona a no ser sometida a penas crueles, inhumanas o degradantes.

Es irreversible y se cometen errores. Ejecutar a una persona es definitivo e irrevocable y no se puede descartar nunca el riesgo de ejecutar a inocentes. En EEUU, 150 condenados a muerte han sido absueltos. En algunos casos, la absolución llegó cuando ya habían sido ejecutados.

Sigue habiendo crímenes. Se afirma que así las personas se lo pensarán dos veces antes de cometer un hecho delictivo.

Suele emplearse en sistemas de justicia sesgados. Algunos de los países que más personas ejecutan tienen sistemas judiciales profundamente injustos. Los tres países que más usan la pena capital (China, Irán y Arabia Saudí) lo hacen en circunstancias turbias y poco claras. Muchas condenas de muerte se basan en «confesiones» obtenidas mediante tortura.

Se aplica de forma discriminatoria. Ser pobre, pertenecer a una minoría racial, étnica o religiosa, se puede tener más probabilidades de ser condenado a muerte según algunos hechos ya probados.

Una herramienta política. Las autoridades de algunos países usan la pena de muerte para castigar a los opositores políticos.

En países como Arabia Saudí, se anunció el final de la de la pena de muerte contra personas menores de 18 años en el momento de cometerse el delito, o Sudán, donde las autoridades abolieron la pena de muerte.

A FAVOR DE LA PENA DE MUERTE

Los argumentos a favor aluden a la mejor rentabilidad económica de la pena de muerte, pues el Estado ni los ciudadanos deben costear el mantenimiento en las cárceles de los consignados delitos graves; y también, el beneficio como medida preventiva ya que intenta disuadir a quienes deseen participar en actividades delictivas.

CONCLUSIONES

Puedo entender a las dos partes, las que se oponen y los defensores. Yo simplemente creo que hay un castigo para cada persona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

La vergüenza vista desde la antropología

La vergüenza es uno de los aspectos humanos de socialización más importantes dentro de una comunidad, pues funciona como limitante de la estructura ética de la misma. A pesar de su estrecha relación con la psicología, en el presente artículo pondremos la mirada desde un paradigma antropológico. La vergüenza tiene […]