¿Qué es una nación?

Juanfran Ponce
Nación española
Comparte

¿Qué es una nación?

¿Qué es una nación? ¿Han existido siempre? En el presente artículo se diferenciará entre tres tipos de naciones: nación étnica, nación histórica y nación política. La línea a seguir se alejará de argumentos esencialistas, una idea infinita de la nación, y de líneas modernista, cuya idea de nación es meramente jurídica.

Definición del término de nación

El término ‘nación’ ha sido un concepto difuso y complicado cuya historia teórica ha sido heterogénea. Lo podemos ver en las universidades de la Edad Media, pues ahí los estudiantes se encuadraban por naciones, también se usó para referencias zoológicas al designar el nacimiento de un animal o, por último, en términos fisiológicos, como la nación de los dientes.

Así mismo, esta se encuentra escrita en el Antiguo Testamento, siendo definida la nación como: “Vinculación con un territorio entendido como intrínsecamente propio”. En Roma, por ejemplo, la nación hacía referencia a una comunidad de origen con lazos culturales en común, donde el territorio funcionaba como referente físico. Para Platón, en la Antigua Grecia, la nación significaba el territorio donde uno había nacido. En España, durante siglos, se hacía mención a diversas provincias como naciones (nación de Toledo, Navarra…). En Francia, durante la Revolución Francesa, la nación era un sinónimo del tercer Estado, es decir, a los ciudadanos.

En estos ejemplos de diversos contextos se nos aparece la nación como un término no unívoco. Aun así, nuestro interés estará más relacionado con un marco territorial existente, por lo que nos alejaremos de significados que no tengan que ver con ello.

Nación étnica

Según Anthony D. Smith, se pueden definir las etnias como poblaciones humanas que comparten una cultura y un territorio común. Por ello, estas nos remiten a formaciones pre-políticas de comunidad, donde la patria, en su sentido antropológico, funciona como delimitante territorial y es defendida por pretextos, sobre todo, teológicos.

Aun así, la nación étnica se ubica en coordenadas distintas, no subyace de una plataforma pre-política sino política, siendo diferente a la categoría de «etnia». Una etnia, realmente, puede estar aislada, puede considerarse una comunidad tribal, un asentamiento meramente aleatorio. Y, de hecho, las naciones étnicas han estado más identificadas con provincias, pueblos o reinos, que con especies de tribus.

Una nación étnica, al contrario, implica una confrontación con otras formas sociales territorialmente definidas y políticamente identificadas, esta supone una evolución histórico-política de la primera. También es necesario que exista, como se dijo al principio, una cultura común (costumbres, lengua, descendencia…) que forme una identidad fuerte.

Es a partir de aquí donde se disgrega entre dos subcategorías: naciones étnicas integradoras o naciones étnicas fraccionarias:

La primera hace referencia a las comunidades integradas en una sociedad política, esta sociedad desempeña un papel de plataforma y engloba a diferentes naciones étnicas.

La segunda hace referencia a las comunidades étnicas fraccionarias, cuya finalidad buscan separarse de la plataforma política común que la engloba, volviéndose una nación periférica.

En la actualidad, utilizar la categoría de “nación étnica” en España es un tanto arriesgado, puesto que las delimitaciones culturales regionales se han visto doblegadas ante las nuevas formas de vida. Lo que antaño pudiera haber sido una nación étnica como Cataluña, actualmente no se le podría considerar tal cual, ya que que la distribución poblacional española ha hecho que la denominada “cultura catalana” sea, realmente, cultura española. Erróneamente se ha confundido el folclore con la cultura, siendo algo dispar.  

Nación histórica

La nación histórica tiene de coordenadas un territorio antropológico, donde se asume una colectividad social y cultural. Esta nación es la suma de sus diversas partes étnicas que durante siglos han logrado configurar una sociedad humana con idioma, costumbres e instituciones en común, y cuyas fracciones se envuelven en un todo.

En España las podemos ver referenciadas en la Edad Media como reinos. A estos reinos también se les llamaban naciones, pero en el sentido étnico, y la suma de estos formaban lo que se conocía como “Regnum Hispaniae”. La cantidad de documentación al respecto de la existencia de España como algo más que un territorio geográfico, es amplia y palpable.

Así, la pregunta de: ¿Existía España como nación en el siglo XV?, es contestada afirmativamente, pero con cuidado. Las obras de los grandes historiadores medievales, donde había historiografía catalana y castellana entre otras, era realmente la idea de una historia de España. Con el Toledano o Alfonso X comenzó la expansión de una nueva idea, cuyo objeto de estudio era España misma.

Es por ello que se presenta a España como una nación, pero como una nación histórica, con una historia social, cultural y política donde existe una colectividad con identidad: los “hispanis”. Realmente, los modernistas disciernen de esta idea, puesto que para ellos sólo existe la nación española desde edades muy tempranas, cuando se configura de forma jurídica con las Cortes de Cádiz, e incluso, más tarde.

Nación política

Este género de naciones corresponde a la creación moderna del Estado-nación, aparecida en la Revolución Francesa y cogiendo un sentido político-jurídico más importante.

La nación histórica guardaba un sentimiento de pertenencia a un grupo que, junto a un proyecto común, se configuraba como nación frente al exterior – también de cara al interior –, pero es con la nación política con la que se establecen, de forma oficial y tasada, las naciones desde el siglo XVIII hasta el ahora. De hecho, hay un romanticismo respecto a esta idea de nación, puesto que, en la teoría, lo que se conoce como el pueblo se dota de derechos para convertirse en ciudadanos; más sólo es apariencia.

La primera nación política aparece en Francia con la Revolución Francesa, donde el tercer estado, los ciudadanos, el último estamento del Antiguo Régimen, se enfrenta al poder político. Se crean los derechos del hombre y el ciudadano, se establecen los principios de una Constitución moderna y, en general, se cambia en muchos sentidos de paradigmas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Barshim y Tamberi comparten oro en salto de altura

Gran día olímpico para los dos atletas en los Juegos Olímpicos de Tokio.El azul esperó este momento durante cinco años después de la lesión.Triunfos de Juan Marco Tamberi con las probabilidades de 2.37 junto con el qatarí Barshim, que luego decidan renunciar a la segunda fase.Tamberi es oro, oro magnífico, […]
Gran día olímpico